Game, set, todo arreglado: la historia del hombre que construyó la mayor red de amaño de partidos del tenis profesional

Manoj enjoy

Follow us on

Grigor Sargsyan recorrió el mundo para cooptar a más de 180 tenistas en los cinco continentes

Grigor Sargsyan de camino al tribunal penal de Oudenaarde, Bélgica, el 27 de abril de 2023 (Fotografía de Sebastien Van Malleghem para The Washington Post)Grigor Sargsyan de camino al tribunal penal de Oudenaarde, Bélgica, el 27 de abril de 2023 (Fotografía de Sebastien Van Malleghem para The Washington Post)

*Esta es la primera parte de una serie de dos artículos sobre la red de amaño de partidos en el tenis profesional más grande de la historia.

FILE PHOTO: Armenian Prime Minister Nikol Pashinyan attends a joint news conference with German Chancellor Olaf Scholz (not pictured) at the Chancellery in Berlin, Germany, March 2, 2023. REUTERS/Annegret Hilse/File PhotoTe puede interesar: El primer ministro armenio admitió que depender de Rusia para la seguridad fue un “error estratégico”

BRUSELAS – La mañana de su detención, Grigor Sargsyan seguía amañando partidos. Cuatro teléfonos móviles zumbaban en su mesilla de noche con llamadas y mensajes de todo el mundo.

Sargsyan estaba tumbado en la cama del apartamento de sus padres, haciendo tratos a ratos. Eran las 3 de la madrugada en Bruselas, lo que significaba que eran las 8 de la mañana en Tailandia. El torneo W25 de Hua Hin estaba a punto de empezar.

Te puede interesar: Armenia denunció que Azerbaiyán concentra tropas en la frontera y en torno al enclave de Nagorno Karabaj

Sargsyan estaba negociando con tenistas profesionales que se preparaban para sus partidos, atletas que había reclutado asiduamente durante años. Necesitaba que tiraran un game o un set -o incluso sólo un punto- para que él y una red mundial de asociados pudieran hacer apuestas sobre los resultados.

Así es como Sargsyan se había hecho rico. Cuando las apuestas en el tenis se convirtieron en una industria de 50.000 millones de dólares, él se infiltró en el deporte, pagando a los profesionales más por perder partidos, o partes de partidos, de lo que podían ganar ganando torneos.

Te puede interesar: En Ucrania, las estaciones de metro de Kharkiv se convierten en aulas bajo los ataques rusos

Sargsyan había recorrido todo el mundo creando su lista, que había crecido hasta incluir a más de 180 jugadores profesionales en los cinco continentes. Era una de las mayores redes de amaño de partidos del deporte moderno, lo bastante grande como para que Sargsyan se ganara un apodo susurrado en todo el mundo del tenis: el Maestro.

Esta investigación del Washington Post sobre la empresa criminal de Sargsyan, y sobre cómo la naturaleza cambiante de las apuestas ha corrompido el tenis, se basa en docenas de entrevistas con jugadores, entrenadores, investigadores, oficiales de tenis y amañadores de partidos. El Post obtuvo decenas de miles de mensajes de texto de Sargsyan, cientos de páginas de documentos internos de las fuerzas de seguridad europeas y transcripciones de interrogatorios a jugadores.

Cuando se comunicaba con los jugadores en Tailandia, Sargsyan ya había perfeccionado sus tácticas. Había aprendido a cuidar a los que estaban nerviosos. Sabía cuándo ser serio y directo, comunicando sus ofertas como un subastador.

Ese fue el enfoque de Sargsyan en la noche de junio de 2018 que sería su última como arreglador de partidos. Le explicó a Aleksandrina Naydenova, una jugadora búlgara que luchaba por colarse entre las 200 mejores del mundo, que ella podía elegir con qué severidad quería tanquear un set. Le envió los mensajes en inglés:

Si perdía el primer game de servicio, ganaría 1.000 euros. Si perdía el segundo, ganaría 1.200 euros. No importaba si ganaba el partido, sólo que perdiera esos games.

Naydenova parecía dispuesta.

“Dame tiempo para confirmarlo”, escribió.

La tenista búlgara Aleksandrina Naydenova (EFE/Atienza)La tenista búlgara Aleksandrina Naydenova (EFE/Atienza)

Mientras Sargsyan esperaba, un equipo SWAT de la policía belga se dirigía a casa de sus padres. El equipo llevaba meses planeando la redada, la culminación de una investigación de dos años que abarcaba Europa Occidental.

Sargsyan colocó el teléfono en su mesilla de noche, junto a los que utilizaba para enviar mensajes a jugadores y socios. Se tumbó en el colchón, intentando no dormirse. Entonces, desde el piso de abajo, oyó voces en voz baja que hablaban por walkie-talkies. Abrió de golpe la puerta de su habitación y vio a varios policías y a un perro pastor belga malinois. Los agentes vieron a su objetivo: un hombre bajito y regordete en pijama. Subieron corriendo las escaleras y entraron en la habitación de Sargsyan.

Sargsyan se abalanzó sobre sus teléfonos, pero los agentes llegaron primero. Le esposaron y enumeraron los cargos que se le imputaban: blanqueo de capitales y fraude.

“Sé de qué va esto”, dijo Sargsyan.

La información contenida en sus dispositivos proporcionaría una notable ventana a lo que se ha convertido en el deporte más manipulado del mundo, según los reguladores de apuestas. Miles de mensajes de texto, recibos de apuestas y transferencias bancarias describen el ascenso de Sargsyan con gran detalle, mostrando cómo un inmigrante armenio en Bélgica sin experiencia en el tenis ha logrado corromper un deporte con una imagen refinada y adinerada.

(Infografía: Marcelo Regalado en base a The Washington Post)(Infografía: Marcelo Regalado en base a The Washington Post)

Sargsyan se describía a sí mismo como una especie de Robin Hood, un mecenas que burlaba la ley y la ética del tenis para reembolsar a sus jugadores más pobres. La mayoría de los 1.300 torneos de este deporte se disputan en lugares remotos y ofrecen pocos premios en metálico. Algunos son tan pequeños que se celebran en pistas de institutos y pagan a los ganadores 2.352 dólares. Y, sin embargo, esos mismos partidos oscuros, muy lejos del brillo de Wimbledon, se han convertido en vehículos para miles de millones de dólares en apuestas.

Cuando se reunía con los reclutas, Sargsyan se presentaba como “patrocinador” y aficionado de toda la vida a este deporte. Restó importancia a la ilegalidad del amaño de partidos, preguntándose en voz alta cómo algo tan fácil podía calificarse de delito.

“Era toda mi vida”, dijo Sargsyan, de 33 años, durante las entrevistas realizadas a lo largo de 10 horas en las que describió su empresa delictiva.

A medida que los investigadores se acercaban a su detención, llegaron a la conclusión de que Sargsyan trabajaba en nombre de un sindicato criminal transnacional con sede en Armenia. Enviaba millones de dólares a un hombre de la capital del país, Ereván.

La investigación sobre Sargsyan llevó a las autoridades del tenis a imponer una serie de prohibiciones y suspensiones de por vida. Pero incluso mientras intentaban purgar su red del circuito, llegaron más alertas de amaño de partidos.

Cuando llegó el momento de procesar a Sargsyan esta primavera, un abogado del tenis profesional, Mathieu Baert, describió la magnitud de la red ante un tribunal belga.

“Es uno de los mayores archivos de amaño de partidos jamás descubiertos en el mundo”, dijo Baert en su declaración inicial.

Habló al juez de las pruebas encontradas en los teléfonos de Sargsyan. Había más información que se les escapó a los investigadores, sobre dispositivos que Sargsyan había usado y desechado; su historia apuntaba a un problema mayor al que se enfrenta el deporte.

“Los resultados actuales son, por tanto, la punta del iceberg”, afirmó Baert.

– – –

En 2016, los jugadores empezaron a susurrar sobre un hombre conocido como el Maestro. También se le conocía por otros nombres: Gregory, Greg, GG y TonTon. Algunos jugadores le conocían como Ragnar, en honor al guerrero vikingo.

Aparecía de la nada en un torneo en Valencia, hablando español, llevando a los jugadores al restaurante más lujoso de la ciudad en su Jaguar. Luego apareció en un torneo en Bélgica, hablando un ruso perfecto. Apareció en un club nocturno de Berlín con jugadores alemanes. Reservó mesa en un exclusivo restaurante del sur de Francia con un conocido entrenador de Estados Unidos.

Compró anillos de diamantes para las esposas de los jugadores. Pagó vuelos. Entregó teléfonos móviles y las llaves de un apartamento vacío en Bruselas. Los jugadores hablaban de su encanto, de su aparentemente inagotable provisión de efectivo, de su habilidad para alternar entre cinco idiomas. Era como si saliera de un club de campo europeo y se convirtiera de repente en un habitual de los partidos de tenis profesional.

“Todo el mundo del tenis sabe que Maestro amaña partidos”, dijo Mick Lescure, un ex profesional francés que colaboró con Sargsyan, a la policía francesa en 2019, según una transcripción del interrogatorio. “Podría hacer que dos rivales que juegan entre sí trabajen para él”.

El laosiano Mick Lescure (Reuters)El laosiano Mick Lescure (Reuters)

Pero ninguno de los jugadores sabía mucho sobre el Maestro. Muy pocos sabían siquiera su verdadero nombre.

Grigor Sargsyan nació en 1990 en Armavir (Armenia), cerca de la frontera con Turquía. Llegó a Bruselas con 9 años. Sus padres limpiaban casas y trabajaban en la construcción. Vivían en Saint-Josse, el barrio más pobre de la ciudad y punto de llegada de inmigrantes de todo el mundo.

A Sargsyan le llamó la atención la riqueza y el poder que había a pocos pasos de Saint-Josse. Estaba a menos de tres kilómetros del Parlamento Europeo y de algunas de las residencias más glamurosas de la ciudad. Él y sus amigos se colaban en las tiendas de lujo, robaban caviar, langosta y champán y huían con las manos llenas.

Los fines de semana, Sargsyan se hacía un hueco en la competitiva escena ajedrecística de la ciudad, donde su vida en Saint-Josse le parecía una piel de la que podía desprenderse. Se presentaba con pantalones cortos anchos y una camiseta y fue ascendiendo. A los 13 años, tras ganar un torneo local, jugó contra Anatoly Karpov, antiguo campeón mundial de ajedrez.

A Sargsyan le gustaba la sensación de control que le daba el ajedrez, la forma en que podía adaptar el juego a su mente. Durante un tiempo, fue lo que le hizo sentirse más poderoso.

Entonces, un día, durante una partida, Sargsyan sintió un atisbo de duda. Estaba considerando su siguiente movimiento cuando, de repente, lo que estaba en juego le pareció abrumador. Un movimiento en falso y estaba acabado, su oponente listo para destruirle. Era una sensación que empezaba a aflorar casi cada vez que jugaba: Su cerebro se congelaba, como si una sinapsis fallara.

“Me volví paranoico. Empiezas a pensar: ‘Todo el mundo intenta hacerme daño y tenderme una trampa’”, cuenta.

A los 16 años, Sargsyan dejó el ajedrez para siempre.

Se dedicó a caminar sin rumbo por las calles de Bruselas. En una ocasión, pasó por delante de una casa de apuestas donde estaban retransmitiendo por televisión el Abierto de Francia. Era la primera vez que veía un partido de tenis. Cuando su instituto exigió a los alumnos que se apuntaran a un deporte, Sargsyan eligió el tenis.

Sus amigos armenios de Saint-Josse bromeaban diciéndole que se esforzaba demasiado por asimilarse. Su francés era impecable. Soñaba con convertirse en un abogado poderoso. Ahora practicaba un deporte en el que incluso el sistema de puntuación parecía diseñado para ofuscar.

Pero cuando volvía a su barrio de la práctica del tenis, Sargsyan abandonaba su francés académico. Quería demostrar su inteligencia callejera como fuera; en el instituto, le pillaron robando un pollo vivo.

“Podía interpretar a dos personajes distintos”, dice Sargsyan.

Al graduarse, sus amigos, que antes robaban langostas y caviar, eran habituales de la casa de apuestas del barrio. Se endeudaron rápidamente apostando al fútbol, cuenta Sargsyan, y sus conversaciones giraban en torno a sus apuestas más recientes.

See also  Wer ist Ole Anderson ein Rassist? Ole Anderson Rassismus-Kontroverse, Vorwürfe und Skandal

“Era de lo único que hablaban. No paraban de mirar el móvil para ver los resultados y las probabilidades”.

“¿Y el tenis?”, se preguntó. Sargsyan se enteró de que ahora se podía apostar en miles de partidos poco conocidos de todo el mundo. Las casas de apuestas promovían apuestas en torneos al margen del deporte. En algunos casos, los ganadores de estos torneos Futures o Challengers apenas ganaban lo suficiente para pagar sus habitaciones de hotel. Un jugador pobre, pensó, podía ser un jugador corruptible.

“Fue como poner el dedo en la llaga”, dijo.

Sargsyan estudiaba con lupa los calendarios de las giras, los cientos de torneos en ciudades tan pequeñas que no había oído hablar de ellas, con los mismos veteranos arrastrando su propio equipo de un país a otro. Como él, estos jugadores vivían en la frontera entre la pobreza y la riqueza. Sargsyan pensó: “¿Qué estarían dispuestos a hacer por unos miles de dólares?”

“Tenía que intentarlo”, dijo.

– – –

Cuando la mayoría de la gente ve un partido de tenis, no ve un instrumento financiero. Ven una exhibición de puro atletismo: jugadores que devuelven saques a 130 kilómetros por hora, una alquimia de potencia y control.

Pero Sargsyan se enteró de que casi todos los partidos de tenis profesional del mundo tienen ahora un segundo propósito, como vehículo para las apuestas. En 2014, se podía entrar en Internet o en una casa de apuestas y apostar en decenas de miles de partidos al año en 65 países. Aprendió que un deporte que telegrafiaba su buena fe aristocrática – “un juego de caballeros”- era un lugar extrañamente acogedor para cometer fraude.

Sargsyan recorrió el mundo creando su red de amaño de partidos de tenis, que incluyó a más de 180 jugadores profesionales en los cinco continentes (Shutterstock)Sargsyan recorrió el mundo creando su red de amaño de partidos de tenis, que incluyó a más de 180 jugadores profesionales en los cinco continentes (Shutterstock)

Sargsyan formaba parte de una gran tradición de jugadores de tenis, un pasatiempo casi tan antiguo como el propio deporte. Durante décadas, apostaron en los grandes torneos, como el Abierto de Estados Unidos y Wimbledon. Bobby Riggs, campeón estadounidense individual en los años 30 y 40, era conocido por apostar en sus propios partidos. “Tengo que tener una apuesta en marcha para jugar lo mejor posible”, escribió Riggs en sus memorias de 1973, “Court Hustler”.

Pero Sargsyan sabía que las apuestas en el tenis estaban a punto de entrar en una nueva era. El acceso generalizado a Internet y la liberalización de las leyes del juego hacían posible apostar en torneos de bajo nivel en ciudades lejanas. Se podía apostar a cualquier cosa: un punto, un game, un set.

El tenis profesional se divide en tres circuitos: la Federación Internacional de Tenis (ITF), que abarca el nivel más bajo de la competición, y la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP Tour) y la Asociación de Tenis Femenino (WTA), que organizan los partidos de la élite del deporte y las series Challenger de nivel medio. Los torneos ITF y Challenger son vías de acceso para jóvenes talentos y estaciones de paso para jugadores veteranos que luchan por mantenerse en el deporte. Estos torneos organizan más de 60.000 partidos al año en ciudades como Brazzaville (República del Congo), Aktobe (Kazajstán) o Toulouse (Francia).

Incluso cuando los jugadores se quejaban de no tener ingresos sostenibles, la ITF invitaba a apostar en sus oscuros partidos, firmando en 2016 un acuerdo de cinco años y 70 millones de dólares con la empresa suiza de datos Sportradar que daba a los apostantes acceso a actualizaciones en directo de partidos no televisados. Esa información permitió a personas como Sargsyan realizar apuestas en tiempo real, aunque no pudieran ver los partidos.

En los años siguientes al acuerdo con Sportradar, las apuestas sobre tenis se dispararon. Entre 2016 y 2022, las apuestas aumentaron más de un 30%, hasta alcanzar los 50.000 millones de dólares; en 2018, más de una cuarta parte de ese total se apostó en los partidos de menor nivel de este deporte, según datos de las casas de apuestas.

“Si bien estos acuerdos han generado fondos considerables para el deporte, también han ampliado enormemente los mercados disponibles para apostar en los niveles más bajos del tenis profesional”, dijo una revisión independiente sobre la corrupción en el tenis encargada por las federaciones profesionales en 2018. Decía que el acuerdo se llevó a cabo con “insuficiente diligencia”.

Pero en 2021, la ITF amplió su acuerdo con Sportradar por tres años, a pesar de las preocupaciones anteriores de la junta de revisión. Este marzo, el ATP Tour firmó un acuerdo similar con Sportradar, que cubre tanto los principales torneos del mundo como los eventos Challenger de nivel medio, y estos últimos ya han demostrado ser vulnerables a los arregladores de partidos, incluido Sargsyan.

La ITF afirma que la probabilidad de que un partido sea amañado se redujo al 0,1% en 2022, en parte debido a la creación de la Agencia Internacional de Integridad del Tenis, que la federación ayuda a financiar. Los responsables del tenis argumentan que proporcionar datos aprobados a los apostantes evita que se hagan apuestas sobre marcadores distorsionados o fabricados.

Acuerdos como el de Sportradar son “cruciales para la protección de la integridad”, declaró Stuart Miller, director ejecutivo de la ITF. “Los datos no oficiales presentan un mayor riesgo para la integridad, incluido el suministro a operadores de apuestas sin licencia sobre los que hay poca supervisión”.

Andreas Krannich, vicepresidente ejecutivo de Sportradar, dijo en un comunicado que la transmisión de los datos de los partidos por parte de la compañía “es una medida importante para salvaguardar la integridad y minimizar el riesgo de un mercado negro porque la demanda está cubierta y el evento está monitorizado.”

La ATP no respondió a las múltiples peticiones de comentarios.

El tenis ocupa ahora el tercer lugar entre los deportes más apostados del mundo, después del fútbol y el baloncesto. En parte debido a su presencia mundial, se apuesta más dinero en el tenis que en el fútbol americano y el béisbol juntos, según la Asociación Internacional de Integridad de las Apuestas.

Incluso los tenistas de élite se han visto acosados por las ofertas de los organizadores de partidos. Novak Djokovic, uno de los mejores jugadores masculinos del mundo, declaró que una vez le ofrecieron 200.000 dólares por perder un partido de primera ronda en Rusia.

Las fuerzas del orden de todo el mundo están cada vez más preocupadas por la relación entre las apuestas deportivas y el crimen organizado. El FBI y la Interpol han creado unidades para luchar contra el amaño de partidos. Las Naciones Unidas se han implicado, calificando el crimen organizado de “amenaza importante y creciente para el deporte”.

El circuito profesional de tenis recibe cada año unas 100 alertas de amaño de partidos por parte de reguladores de apuestas que buscan patrones de apuestas sospechosas. Son más alertas que en cualquier otro deporte, incluso con partidos que pasan desapercibidos, incluidos muchos de los cientos que amañó Sargsyan.

Desde 2022, las autoridades del tenis han sancionado o suspendido a 40 jugadores por amaño de partidos. Pero desmantelar toda una red ha resultado enormemente difícil.

El caso Sargsyan, cuando salió a la luz, ofreció una rara prueba de lo arraigado que está el crimen organizado en el circuito.

– – –

Empezó con 350 dólares. En ese momento, era la mayor parte de los ahorros de Sargsyan.

Guardó el dinero en su cartera y se subió al utilitario de un amigo. La campiña belga pasó a su lado. Era 2014. Sargsyan tenía 24 años y estudiaba Derecho en la Universidad de Bruselas. Seguía viviendo con sus padres. Su último roce con la policía, cuando fue detenido por robar una bicicleta, había quedado atrás hacía unos años.

Ahora se disponía a reclutar a su primer tenista profesional.

Sargsyan había leído sobre un torneo en Arlon, una pequeña ciudad belga en la frontera con Luxemburgo. Vio que la bolsa total del torneo era inferior a 25.000 dólares y que muchos de los jugadores eran profesionales que luchaban por sobrevivir en el circuito.

Desde 2022, las autoridades del tenis han sancionado o suspendido a 40 jugadores por amaño de partidos (EFE/Facundo Arrizabalaga)Desde 2022, las autoridades del tenis han sancionado o suspendido a 40 jugadores por amaño de partidos (EFE/Facundo Arrizabalaga)

Sargsyan formuló su plan. Identificaría a un jugador que pareciera desesperado, tal vez uno de los latinoamericanos o norteafricanos. Sargsyan dijo que suponía que serían los más necesitados. Ofrecía al jugador una parte de sus ganancias para que tirara un set. El jugador aún podía ganar el partido.

Sargsyan llegó al hotel donde se alojaban los jugadores. Miró a través del vestíbulo y vio una multitud de tenistas profesionales. Eran algunos de los mejores atletas del mundo, hombres cuyos golpes de fondo eran tan practicados y fluidos como la caligrafía. A su nivel, en casi cualquier otro deporte importante, serían millonarios.

Se acercó a un joven jugador latinoamericano que encordaba su raqueta en un rincón del vestíbulo. Años más tarde, cuando le preguntaron si se había puesto nervioso durante su primer acercamiento, Sargsyan se burló, como si no estuviera familiarizado con esa sensación.

“Yo no me pongo nervioso”.

El hotel no era glamuroso. Con los jugadores preparando su propio equipo, daba la sensación de ser un vestuario reconvertido. El circuito de la ITF, aprendería más tarde Sargsyan, está lleno de momentos que invierten la imagen que la mayoría de la gente tiene del tenis. Los jugadores lavan su propia ropa para ahorrar dinero; algunos comparten habitación; McDonald’s es una comida popular después de los partidos.

“¿Le gusta apostar? preguntó Sargsyan, y el jugador enseguida pareció saber de qué estaba hablando.

Salieron a la calle. Sargsyan hizo su oferta. Pagaría al jugador por perder el segundo set del partido por 6-0. El hombre aceptó al instante. El hombre aceptó al instante, recuerda Sargsyan.

Las probabilidades de ganar el partido eran de 11 a 1. El jugador se desplomó, tal y como dijo que haría, fallando incluso las devoluciones fáciles, cometiendo dobles faltas y estrellando las pelotas contra la red. Sargsyan se llevó casi 4.000 dólares. Al jugador, al que no quiso identificar, le pagó unos 600 dólares.

“Fue una sensación increíble”, dijo.

Si había algo en el desenfreno de la competición que casi le había destrozado en su carrera de ajedrecista, llenándole de una abrumadora sensación de pérdida de control, arreglar partidos de tenis le parecía una fuente renovada de poder.

Inmediatamente pensó en volver a hacerlo. Llevó al jugador latinoamericano en coche a casa de su novia a orillas del Mar del Norte, eufórico mientras atravesaban la campiña.

“¿Conoces a otros jugadores que puedan estar interesados?”, le preguntó Sargsyan.

“Oh”, respondió el jugador, “sin duda”.

– – –

El mensaje apareció en el teléfono de Karim Hossam desde un número belga desconocido.

See also  Schock und Trauer, als Tyrone Pinnock auf einer Fußgängerbrücke in West-London tödlich erstochen wurde

“Hola, hermano”.

Hossam supo inmediatamente de quién se trataba. Los amañadores de partidos sabían cuándo los jugadores eran más vulnerables y necesitaban más dinero. Y ninguno de ellos con más agudeza que el hombre al que llamaban Gregory, que una vez más había calculado bien el momento de acercarse.

Hossam estaba desesperado.

Había sido el undécimo mejor tenista junior del mundo y luego el mejor jugador profesional de África. El egipcio era alto, con un saque potente y una derecha feroz. Su ascenso al estrellato parecía inevitable.

Karim HossamKarim Hossam

Pero a los 22 años, en 2016, Hossam se había dado cuenta de lo difícil que era sobrevivir como tenista profesional fuera de los 100 mejores del mundo. Le costaba miles de dólares viajar de un torneo a otro. Tenía que comprarse sus propias raquetas y zapatillas.

El circuito ITF era el camino más común para llegar a las categorías más altas de este deporte. Un joven jugador de éxito podía participar en un torneo ITF Futures un fin de semana y en Wimbledon al siguiente. Pero a Hossam, la estructura del circuito le parecía absurda. Incluso si ganaba un torneo, apenas podía cubrir sus gastos. La mayoría de las veces, gastaba más dinero en jugar al tenis del que ganaba.

Su familia le había financiado durante años, pero esos fondos se estaban agotando. Tras el levantamiento de la Primavera Árabe de 2011 en Egipto, la planta maderera de su familia en las afueras de El Cairo se había resentido. Luego, en 2015, a su padre le diagnosticaron cáncer. Las facturas médicas se acumulaban.

Así que cuando llegó el mensaje de texto del hombre que se hacía llamar Gregory, Hossam estaba buscando frenéticamente una manera de mantenerse a flote.

Sargsyan había conseguido el número de Hossam a través de un jugador marroquí llamado Younès Rachidi, que más tarde batiría el poco propicio récord de delitos de amaño de partidos en la historia de este deporte: 135 en menos de 10 meses. Rachidi declaró a The Post que lamenta su papel en la red de Sargsyan. Pero dijo que conoce a otros jugadores que amañaron incluso más partidos que él y que nunca fueron detenidos.

“Es como doblar tu dinero. Se siente perfecto, y nadie lo sabe”, dijo Rachidi. “Piensas: ‘¿Ya está? El mundo entero es de color de rosa”.

Por aquel entonces, no era más que un amigo de Hossam, otro profesional de la ITF que veía en el amaño de partidos una forma de mantenerse a flote.

“Confiaba en Rachidi, así que respondí a Gregory”, dijo Hossam más tarde en una entrevista.

La primera vez, en Sharm el-Sheikh (Egipto), Sargsyan preguntó si Hossam perdería un set por 2.500 dólares. Hossam aceptó, pero entró en la pista mareado por el miedo. Le resultaba extraño perder intencionadamente después de toda una vida obsesionado con ganar.

“Sentía que todo el mundo me observaba. Sentía que estaba haciendo algo mal, que no era normal. He invertido toda mi vida en el tenis. Estuve jugando 15 años y, de repente, estoy vendiendo partidos para conseguir dinero”.

Miró al juez de silla. ¿Estaba en la cabeza de Hossam o el árbitro parecía sospechoso? El público también parecía mirarle con recelo.

“Básicamente eres un actor en la pista. Por ejemplo, si voy perdiendo por amor a 30, quizá pueda jugar un punto para que parezca un poco real y luego fallar el punto siguiente”.

Después de tirar su primer set para Sargsyan, tiró otro – y luego otro.

“Grigor me mandaba mensajes como: Oye, Karim, tengo una oferta muy buena para ti: ¿quieres perder el primer set por 6-1, por ejemplo, y conseguir esta cantidad de dinero? Te da opciones. Y luego, si eres cabeza de serie o tienes mejor ranking, obviamente, te hace una oferta mejor porque todo el mundo apuesta por que ganes”.

A veces, Sargsyan le pedía que disputara un partido contra un jugador mucho más débil. Eso era especialmente difícil.

“Obviamente, si juegas contra un jugador sólido, es muy fácil vender un partido”, dijo Hossam. “Puedo darle bolas cortas y hacerle atacar, ya sabes, como hacerle jugar más agresivo, darle bolas fáciles”.

“Pero si juegas contra alguien que sólo pierde bolas, entonces tengo que esforzarme, ya sabes, como hacer una doble falta”.

– – –

Hossam seguía conociendo a Sargsyan sólo como Gregory, el niño rico que volaba por Europa para ver tenis. Los dos acabaron encontrándose en Valencia, donde Hossam jugaba un torneo. Sargsyan era exactamente como Hossam había imaginado: un belga de unos 20 años impecablemente vestido, que rezumaba encanto. Invitó a Hossam a uno de los mejores restaurantes de la ciudad.

“Es un tipo genial”, dijo Hossam más tarde. “Es fácil hablar con él, tiene buenos contactos y es generoso”.

Hossam había conocido a otros amañadores de partidos en el circuito de la ITF. Algunos de ellos eran jugadores profesionales que también jugaban. Estaba el jugador bielorruso que le daba la lata sin cesar en el vestuario; el griego que tenía fama de no pagar a la gente que perdía sus partidos a petición suya. Hossam había arreglado algunos partidos con esos hombres. Pero Sargsyan era diferente.

Pagaba rápidamente en efectivo o con transferencias de MoneyGram. Respondía a los mensajes al instante, sin importar cuándo se enviaran. Parecía conocer a todo el mundo. Así que cuando Sargsyan propuso a Hossam reclutar a más jugadores para el ring a cambio de una comisión, Hossam no lo dudó.

Hossam conocía a muchos de los mejores jugadores de todo el mundo en desarrollo, la mayoría de los cuales se enfrentaban a las mismas dificultades económicas que él. En los grandes torneos, veían pasar por los vestuarios a los gigantes del deporte: Djokovic, Rafael Nadal, Roger Federer, algunos de los hombres más ricos de la historia del deporte. El abismo que separaba a las superestrellas de los veteranos parecía a la vez estrecho (un saque más potente, golpes de fondo más consistentes) e imposiblemente ancho.

A Hossam le parecía inconcebible que le atraparan. Estaba tan seguro de la infalibilidad del plan que decidió reclutar a su hermano en el círculo de Sargsyan.

Youssef Hossam era cuatro años más joven e incluso más talentoso que Karim. Era implacable, se arrastraba por la pista hasta la extenuación, incluso si iba perdiendo. La familia le pagó un entrenamiento en la Academia de Tenis Mouratoglou, en el sur de Francia, con Patrick Mouratoglou, antiguo entrenador de Serena Williams. En 2017, el primer año completo de Youssef jugando profesionalmente, se convirtió de inmediato en una estrella. Ganó cinco torneos ITF y se metió entre los 300 mejores del mundo.

“Creo que tengo tenis para estar entre los 100 mejores. No veo una brecha enorme”, dijo a un periodista en el Abierto de Australia en 2016. “Necesitaré apoyo, no solo económico, aunque eso es importante porque viajar a los torneos es muy caro”.

Youssef había crecido adorando a su hermano mayor. Pero la primera vez que Karim abordó la idea de amañar un partido, Youssef retrocedió, según contó en una entrevista.

“Me dije: ‘¿Qué demonios es esto?’”

Youssef HossamYoussef Hossam

Aun así, Youssef sabía que su academia de tenis costaba miles de dólares al mes. Era más de lo que Youssef ganaba, incluso cuando superaba a su hermano en el circuito. Con el deterioro de la economía familiar, Youssef se dio cuenta de que, sin una inyección de dinero, tendría que dejar el tenis.

“Me dije: ‘Vale, no puedo ser egoísta’. Mi hermano y mi padre me están ayudando, pagando esa cantidad de dinero para mis entrenamientos, pagando esto y lo otro. Es lo menos que puedo hacer para ayudarles económicamente”.

La primera vez que accedió a amañar un partido fue en El Cairo en 2017. Karim le explicó que podían ganar 4.000 dólares si Youssef perdía el primer set por 6-2 contra un jugador muy inferior. Era suficiente para cubrir unas semanas en su campo de entrenamiento.

“Fue la primera vez que tuve que entrar en la cancha y realmente dar como el 20 o el 30 por ciento”, dijo Youssef. “Me dije: ‘No, esto no está bien’. Pero no hay opciones, no tenemos dinero. Si arreglas esto, ganas dinero, vas a entrenar, la vida sigue. Si no lo arreglas, no tenemos dinero y te quedas en casa”.

Aun así, a Youssef le costó perder. Su rival era débil. Para tirar un set, Youssef empezó a cometer errores que sólo cometería un novato.

“Simplemente fallaba, golpeaba la derecha tan fuerte como podía, a dos metros”, dijo.

Pero incluso así, estuvo a punto de ganar demasiados juegos en el set.

“Tuve que hacer un par de dobles faltas de más”, dijo.

La siguiente vez que Youssef disputó un partido fue en Sharm el-Sheikh. Karim se acercó a la valla y le hizo señas a su hermano en mitad de un partido. Había estado enviando mensajes de texto a Sargsyan. Había una oportunidad para un arreglo.

“Estoy en la cancha. Ahora le pregunto a mi hermano”, envió Karim un mensaje a Sargsyan.

Su padre estaba en la UCI. A Youssef le costaba concentrarse. Golpeó la raqueta contra el suelo.

“Karim se acercó a la valla y me preguntó: ‘Hermano, ¿quieres perder el segundo set?”.

“Y yo le dije: ‘Sí, como quieras, tío. Me importa un bledo’. Sólo quería retirarme”.

Fue un momento que acabaría derrumbando la carrera de ambos; el acercamiento de Karim a la pista, los mensajes y la dramática derrota de Youssef fueron pruebas contundentes de su plan de amaño de partidos.

Sin embargo, incluso después de que los hermanos fueran descubiertos, Sargsyan, aparentemente intocable, siguió construyendo su anillo.

– – –

Una de las primeras cosas que hizo Sargsyan con su nueva fortuna fue comprarse un Rolex. No era sólo que le gustara el reloj, aunque le gustaba. Era una inversión en la imagen que intentaba cultivar.

“Estos jugadores están obsesionados con Rolex”, afirmó.

Sargsyan se dio cuenta de que necesitaba proyectar un aura de riqueza generacional y sin esfuerzo para persuadir a los jugadores de que jugaran los partidos como él prescribía. A menudo vestía Hugo Boss de pies a cabeza. Aprendió qué botellas de vino pedir, qué restaurantes servían las mejores cigalas, qué hotel de Barcelona tenía las mejores vistas del Mediterráneo.

Aprendió a llevar el reloj con despreocupación, como si se hubiera olvidado de que lo llevaba en la muñeca. Pero cada movimiento de Sargsyan estaba calculado. Cuando empezaba a hablar con un recluta, se aseguraba de que el reloj quedara cubierto por la manga de la camisa. Luego se aseguraba casualmente de que quedara a la vista, descubriéndolo para que el jugador no pudiera evitar fijarse en él.

“Como si nada”, dijo Sargsyan.

Lo mismo ocurría con su Jaguar.

“En realidad no es tan caro como la gente piensa”, dijo. “Pero envía un mensaje”.

See also  Kelly Peters, 31, aus Plymouth, NH, starb plötzlich

Con más de 600.000 espectadores, la edición 2022 del torneo de tenis Roland Garros en París superó los 300 millones de euros de facturación (REUTERS/Lisi Niesner)Con más de 600.000 espectadores, la edición 2022 del torneo de tenis Roland Garros en París superó los 300 millones de euros de facturación (REUTERS/Lisi Niesner)

Sargsyan se fijó en pequeños detalles que denotaban la desesperación de un jugador. El jugador francés tenía dificultades para comprarse un anillo de compromiso de diamantes, y Sargsyan se lo pagó. El jugador chileno no podía permitirse llevar a su madre a la boda, y Sargsyan le pagó el billete.

Luego estaban las discotecas y las cenas. Hubo compras de las que aún no quiere hablar públicamente, pero que le hacen sonreír como un niño al recordarlas. A veces pagaba a los jugadores más de lo que les prometía. Otras veces, aunque no cumplieran, les daba el dinero.

“Se trataba de mantenerlos contentos”, afirma.

El rostro de Sargsyan mostraba su alegría por la vida que había construido de la nada. Se reía con facilidad, como si viera en el mundo una levedad sólo visible para él. Había una especie de magnetismo en ello; pasar tiempo cerca de Sargsyan era como ser invitado a una fiesta que se movía a su lado, aislada de las consecuencias.

Aun así, aprendió que algunos jugadores, por razones personales, eran incorruptibles. Ser rechazado era una parte inevitable de ser un arreglador de partidos.

“A veces le preguntas a alguien cómo sobrevive en el circuito y te dice que su padre es multimillonario”, explica Sargsyan. “En esos casos, simplemente sigues adelante”.

Sargsyan sabía que el tenis estaba lleno de amañadores de partidos. Su red sólo crecería si se portaba bien con su lista. A menudo entregaba él mismo el dinero en las estaciones de tren de Europa Occidental. En un mes, según contarían más tarde las autoridades, viajó entre Bélgica y París 22 veces con sobres de dinero.

Algunos jugadores, animados por la actitud de Sargsyan, le animaban a apostar más dinero en sus partidos cuando las probabilidades eran buenas.

“Pon 1.000 más. Ve rápido”, instruyó Naydenova, la jugadora búlgara, a Sargsyan en un mensaje en 2016. Naydenova no pudo ser localizada para hacer comentarios.

El pago de Naydenova llegó rápidamente a Bulgaria por MoneyGram, dirigido a sus padres desde un hombre en Armenia, según los recibos obtenidos por los investigadores. El remitente era la misma persona que había enviado gran parte del dinero de Sargsyan por todo el mundo. Se llamaba Andranik Martirosyan.

Ninguno de los jugadores había oído hablar de él. La mayoría prestaba poca atención a la procedencia del dinero. Pero Martirosyan se convertiría en una figura fundamental. Los investigadores belgas escribirían más tarde que “estaba a cargo de la parte financiera de la organización criminal”.

Las cuentas bancarias digitales vinculadas a Martirosyan recibirían una parte significativa de los beneficios de Sargsyan: al menos 9 millones de euros en dos años, según los recibos de transferencias bancarias obtenidos por los investigadores.

Y, sin embargo, Martirosyan, que declinó hacer comentarios, parece haber estado trabajando con Sargsyan desde una prisión armenia.

En 2015, justo cuando Sargsyan estaba construyendo su red, Martirosyan recibió una condena de seis años de prisión por agredir a varios hombres en la pista de baile de la discoteca Caliente de la capital de Armenia, Ereván. La acusación oficial fue gamberrismo, según consta en las actas judiciales.

No está claro cómo se conocieron Sargsyan y él, ni cómo operaba Martirosyan desde la cárcel. Los dos hombres intercambiaban mensajes constantemente. Una vez, cuando Sargsyan expresó su preocupación por otra organización delictiva, fue Martirosyan quien trató de tranquilizarle.

“Amenazarán con palabras, pero a la hora de llevar a cabo lo que dicen, no harán nada”, escribió en un mensaje.

“No”, respondió Sargsyan. “Se equivocan”.

– – –

En 2017, Sargsyan se había marcado un objetivo: Quería la mayor red de amaño de partidos en el tenis. Soñaba con abrir su propio club de tenis en el sur de Francia.

“Me pregunté: ‘¿Cómo puedo industrializar esto?’”.

Necesitaba a alguien que pudiera aportarle no sólo uno o dos jugadores, sino toda una balsa de talento.

El tenis se ha convertido en el deporte más manipulado del mundo, según los reguladores de apuestas (EFE)
El tenis se ha convertido en el deporte más manipulado del mundo, según los reguladores de apuestas (EFE)

En Holanda conoció a Sebastián Rivera, un jugador profesional chileno de tercera generación que parecía encaminado a la élite de los entrenadores de tenis. Rivera era delgado y llevaba el pelo largo y negro recogido en un moño o bajo un pañuelo. En su página web explica su filosofía como entrenador: “Hay una diferencia entre buenos jugadores y buenos competidores”.

Rivera había conseguido un trabajo con Sean Bollettieri-Abdali, el hijo del legendario entrenador Nick Bollettieri, en un club de tenis de Newport Beach, California. Bollettieri, que había entrenado a Andre Agassi, Venus y Serena Williams y Boris Becker, trabajaba a menudo junto a su hijo. Rivera se encargaba de entrenar a varias de las mejores promesas del programa. Su entrenamiento era incisivo. Podía observar a alguien jugar durante unos minutos y llegar a un diagnóstico astuto de su juego.

“Era un entrenador muy bueno. En la cancha, era enérgico, muy estricto, con una buena ética de trabajo”, dijo Bollettieri-Abdali, que dirigió el club. “Tenía todos los atributos”.

Pero no mucho después de que Rivera empezara a trabajar en el club, Bollettieri-Abdali empezó a sospechar que había algo raro en él.

“Sabía que ese tipo daba problemas”.

Rivera parecía conocer a todos los jugadores jóvenes prometedores de Latinoamérica, lo que le convirtió en un activo importante para los esfuerzos de expansión de Bollettieri. Fue esa misma red la que le hizo valioso para Sargsyan.

Cuando ambos se conocieron en Holanda, se evaluaron mutuamente. Sargsyan había llegado a ver el tenis como un mundo dividido entre ricos y pobres. ¿Era Rivera tan pobre como para caer en la tentación?

Rivera miró a Sargsyan.

“El tipo era muy simpático y educado, como un chico de club de campo vestido de polo”, recuerda Rivera en una entrevista. “Parecía tener 23 años. Tenía su Rolex. Es un niño rico que dice que está ahí para ayudar a los jugadores”.

Rivera escuchó el discurso de Sargsyan. Fue el comienzo de una lucrativa asociación.

En el club Bollettieri, Rivera preguntó a los jugadores si estaban interesados en lanzar partidos. Entre las sesiones de entrenamiento en las canchas inmaculadas y bordeadas de palmeras, preguntó a otros entrenadores si estaban dispuestos a reclutar candidatos para la red de Sargsyan.

Se nos acercaba y nos preguntaba: “¿Queréis ganar dinero extra?”, recuerda un entrenador, que habló bajo condición de anonimato porque le preocupaba enfadar a Rivera. “Quería que le presentáramos a jugadores que confiaran en nosotros”.

En 2017 y 2018, Rivera le traería a Sargsyan 34 jugadores del club Bollettieri y más allá, incluidos seis estadounidenses, según las autoridades belgas, recibiendo al menos 90.000 dólares en comisiones. Su relación quedó plasmada en cientos de páginas de mensajes de texto incautados posteriormente por los investigadores y facilitados a The Post.

“Sebass, dile que diga su precio para el segundo set”, dijo Sargsyan sobre un partido de individuales que quería que un jugador tirara.

“Vale, hermano”, respondió Rivera.

Unos mensajes más tarde, después de que Rivera consultara con el jugador, el acuerdo estaba cerrado.

“Confirmado”, escribió Rivera.

Investigadores llegaron a la conclusión de que Sargsyan trabajaba en nombre de un sindicato criminal transnacional con sede en Armenia (EFE/Kai Försterling)Investigadores llegaron a la conclusión de que Sargsyan trabajaba en nombre de un sindicato criminal transnacional con sede en Armenia (EFE/Kai Försterling)

Los dos se hicieron íntimos, enviándose mensajes a todas horas. Sargsyan a veces se enfadaba con Rivera cuando no estaba disponible en mitad de la noche.

“Sebass, te duermes”, escribió, añadiendo un emoji de cara triste. “Así es imposible trabajar”.

En la entrevista, Rivera dio una elaborada explicación de su implicación. Dijo que estaba trabajando de incógnito para un periodista de la BBC que realizaba una investigación sobre el amaño de partidos.

“Chris algo”, dijo. “Ojalá pudiera recordar su apellido”.

Rivera dijo que mantuvo la relación con Sargsyan, continuando conectándolo con jugadores, para que nadie sospechara que estaba trabajando con un reportero para documentar la corrupción en el deporte.

“Para mantener la calma, ¿sabes?”, dijo.

Preguntada por Rivera, la BBC afirmó en un comunicado que “no ha visto ninguna prueba que corrobore estas afirmaciones. . . . La BBC tiene altos estándares periodísticos y tenemos estrictos procesos y directrices que debemos cumplir”.

En 2016, en una investigación conjunta, la BBC y BuzzFeed informaron de que varios jugadores de primer nivel eran sospechosos de amañar partidos, aunque nunca fueron castigados.

Una de las jugadoras del círculo de Rivera era Dagmara Baskova, una profesional de primer nivel en Eslovaquia. Se había hecho profesional a los 15 años. En la gira, se sentía atraída por jugadoras que, como ella, no procedían de la riqueza.

“Muchas jugadoras, sobre todo las rusas, proceden de familias ricas”, explica. “Para mí, el tenis era una vía de escape”.

Dagmara BaskovaDagmara Baskova

Baskova conoció a Rivera primero en Sharm el-Sheikh y luego en Túnez. Fumaban narguile en la habitación del hotel de él. Empezó a entrenarla de manera informal, y ella se dio cuenta enseguida de su talento. “Sabe leer tu tenis al instante”, dice. “Te dirá cómo usar tus armas”.

En 2017, cuando tenía 26 años, la rodilla de Baskova estaba gravemente lesionada. La cirugía era más de lo que podía pagar, e incluso con la mejor atención médica, nunca volvería a estar en plena forma. Su carrera estaba acabada.

Se encontró con Rivera en el hotel.

“Le dije que me dolía la rodilla y me dijo: ‘Sabes, puedes vender tu partido’”, recuerda en una entrevista.

Rivera le dio tres opciones para perder un set. Perder, aprendió, era fácil.

“Por ejemplo, cuando estaba sacando, cometí una doble falta a propósito”, dijo.

El dinero llegó por MoneyGram desde Armenia: 10.000 dólares por el arreglo. Lo hizo una y otra vez. Unos meses más tarde, cuando terminó de amañar partidos, había ganado 50.000 dólares sin esfuerzo. Soñaba con abrir un club de tenis en Tailandia.

“Era el dinero que necesitaba para preparar mi vida más allá del tenis”, dice.

– – –

A medida que su red crecía, Sargsyan empezó a sospechar que la policía iba tras él. Creía que le seguían: en una pizzería, en un parque por el que paseaba después de medianoche, en una estación de tren de París. Le preocupaba que intervinieran sus teléfonos.

Rivera se daba cuenta de que Sargsyan estaba cada vez más inquieto, de que la apariencia de riqueza y despreocupación que se había construido con tanto esmero se desvanecía de vez en cuando. Sargsyan a veces se enfadaba cuando los jugadores no perdían después de haberlo prometido, o cuando hacían evidente que perdían a propósito. Cuando un partido en Egipto se torció, Sargsyan envió a Rivera un aluvión de mensajes amenazadores.

“Estoy furioso”.

“Estoy haciendo esto desde las 3 de la mañana.”

“Le romperé las piernas”.

Resultaría que los temores de Sargsyan no eran infundados. Estaba siendo vigilado.

© The Washington Post 2023

TenisApuestasPolicíaBélgicaArmeniaÚltimas Noticias América

Categories: Trending
Source: javiko.edu.vn

Madhuri Shetty
Manoj Gadtaula

Manoj Gadtaula is a young Indian man from Mangalore who is constantly on the lookout for new things and loves to explore. Madhuri has a great passion for helping others and motivating people. She researched the careers, biographies, lifestyles, and net worths of celebrities..

Leave a comment

Demo
Demo 2